¿Qué es la geriatría? ¿Que es un geriatra? y las enfermedades trata un geriatra?

by | Ene 12, 2024 | Salud

Inicio » Salud » ¿Qué es la geriatría? ¿Que es un geriatra? y las enfermedades trata un geriatra?

Este artículo te adentrará en el mundo de la geriatría y la labor de los médicos geriatras, desde el tipo de enfermedades que atienden hasta cómo su especialización en la atención a personas mayores puede mejorar la calidad de vida de nuestros adultos mayores.

¿Qué es la geriatría y cómo se relaciona con el envejecimiento?

La geriatría es una especialidad médica que se centra en el estudio, la prevención y el tratamiento de las condiciones de en las personas mayores de 65 años. Es crucial entender que el envejecimiento no se considera una enfermedad en sí misma, sino un proceso natural de la vida. Sin embargo, existen ciertos riesgos y condiciones de salud que se vuelven más prevalentes con la edad.

Su objetivo principal es fomentar el envejecimiento saludable, enfocándose en los siguientes aspectos:

  • Promoción de la salud: Un geriatra asesora acerca de los estilos de vida saludables y conductas preventivas adaptadas a esta etapa de la vida. La idea es mantener una buena salud general y prevenir la aparición de enfermedades crónicas.
  • Diagnóstico temprano: La detección temprana de ciertas condiciones de salud permitirá un manejo adecuado y evitará posibles complicaciones. El geriatra cuenta con la experiencia necesaria para interpretar los signos y síntomas que pueden ser normales en el envejecimiento o indicativos de un problema de salud.
  • Tratamiento Personalizado: El tratamiento debe ser específico y adaptado a la persona mayor teniendo en cuenta su situación física, funcional, mental y social.
  • Rehabilitación: La rehabilitación es fundamental al tratar ciertas condiciones como caídas, accidentes cerebrovasculares, entre otros, buscando que la persona mayor pueda recuperar su funcionalidad y autonomía.

La geriatría aboga por un envejecimiento saludable, donde el adulto mayor pueda mantener su independencia y calidad de vida durante esta etapa de la vida. Cada individuo tiene un proceso de envejecimiento individual que puede verse influenciado por diversas circunstancias y situaciones, y es aquí donde el geriatra cobra importancia, ayudando a navegar a través de estos desafíos de salud de manera eficiente y empática.

¿Cómo se diferencia la geriatría de la gerontología?

Tanto la geriatría como la gerontología son disciplinas que se dedican al estudio del envejecimiento, pero se distinguen por sus enfoques y objetivos.

Geriatría

La geriatría es una especialidad médica que se centra en la atención sanitaria de los adultos mayores. Un geriatra es un médico especializado en el manejo de las enfermedades y condiciones que tienen más prevalencia en las personas mayores. Las principales responsabilidades de un geriatra pueden incluir:

  • Prevención: Proporcionar orientación y asesoramiento para evitar enfermedades y mantener una calidad de vida adecuada.
  • Diagnóstico: Detectar y identificar enfermedades propias del envejecimiento de manera temprana.
  • Tratamiento: Implementar planes de tratamiento personalizados y multidisciplinarios para las personas mayores.
  • Rehabilitación: Facilitar la recuperación y rehabilitación del adulto mayor después de enfermedades o intervenciones quirúrgicas.

Gerontología

Por otro lado, la gerontología es un campo multidisciplinario que se centra en el estudio del envejecimiento desde distintas perspectivas, incluyendo la psicológica, física, social y económica. El trabajo de un gerontólogo puede abarcar:

  • Investigación: Estudiar los procesos y consecuencias del envejecimiento en las personas y en la sociedad en su conjunto.
  • Educación: Proporcionar información y recursos a las personas mayores, sus familias y los profesionales que trabajan con este colectivo.
  • Política y (Abogacía) Advocacy: Identificar y abordar cuestiones sociales y políticas que afectan a las personas mayores.
  • Apoyo Psicosocial: Ayudar a los adultos mayores a adaptarse y manejar los cambios físicos, psicológicos y sociales del envejecimiento.

En resumen, mientras que la geriatría se centra en el cuidado de la salud de las personas mayores, la gerontología tiene un enfoque más amplio al estudiar el envejecimiento desde varias dimensiones. Ambas áreas son necesarias y complementarias para entender y atender de manera integral las necesidades y desafíos de la población envejecida.

¿A qué tipo de pacientes atiende un médico geriatra?

Un médico geriatra brinda atención a los adultos mayores, típicamente aquellos que tienen más de 65 años. Los geriatras son expertos en la complejidad de mantener la salud y el bienestar mientras se envejece. Los pacientes que ven a un geriatra a menudo tienen varios de los siguientes características o condiciones:

  • Edad avanzada: Aunque no hay una edad exacta que determine cuándo un individuo debe comenzar a ver a un geriatra, la atención geriátrica es especialmente relevante para las personas que tienen más de 65 años.
  • Padecimientos crónicos: Muchas personas mayores viven con condiciones crónicas tales como hipertensión, diabetes, enfermedades del corazón, enfermedades pulmonares, artritis, entre otras. Los geriatras tienen la experiencia para manejar estas condiciones y sus interacciones.
  • Polifarmacia: Esta es una situación común en las personas de edad avanzada, quienes a menudo toman diversos medicamentos a la vez. Los geriatras pueden ayudar a manejar y coordinar estos regímenes de medicación para evitar interacciones potencialmente peligrosas.
  • Fragilidad o disminución funcional: Los geriatras son expertos en manejar las dificultades que los adultos mayores a menudo enfrentan en términos de movilidad, equilibrio, alimentación, sueño, memoria, entre otros aspectos.
  • Envejecimiento con múltiples enfermedades: A medida que envejecemos, es común acumular distintas enfermedades que pueden interactuar entre sí y dificultar su manejo. Los geriatras están especialmente preparados para tratar a pacientes con múltiples enfermedades.

El objetivo de la geriatría es ayudar a las personas mayores a mantener su independencia y calidad de vida lo más alto posible, adaptando los cuidados médicos a las necesidades específicas de cada individuo y su situación.

¿Cuáles son las enfermedades crónicas y agudas más comunes que trata un geriatra?

Un geriatra se especializa en el cuidado de los adultos mayores, y por ende, frecuentemente tratan una variedad de enfermedades crónicas y agudas comunes en esta población. Aquí se incluyen:

  • Hipertensión: Esta condición crónica se refiere a una presión arterial elevada. Tiene implicancias importantes para el corazón y el sistema circulatorio, y es un factor de riesgo para otras afecciones como el accidente cerebrovascular.
  • Diabetes: Esta es otra condición crónica común en los adultos mayores. La gestión de la diabetes es especialmente crucial pues puede llevar a complicaciones graves como enfermedades cardíacas, afecciones renales y problemas de visión.
  • Enfermedades cardiovasculares: Los geriatras a menudo se encargan del cuidado de personas con enfermedad coronaria, insuficiencia cardíaca y otras condiciones cardiovasculares. La gestión de estas condiciones es fundamental para la calidad de vida y el bienestar general de los pacientes.
  • Osteoporosis: Esta enfermedad degenerativa afecta la densidad ósea y es especialmente prevalente en mujeres posmenopáusicas. Los geriatras pueden ayudar a manejar la osteoporosis y prevenir caídas y fracturas.
  • Enfermedad Pulmonar Crónica: Los trastornos pulmonares crónicos como el EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica) puede representar un desafío significativo para los adultos mayores. Los geriatras brindan un cuidado experto para estas condiciones.
  • Demencia: Las enfermedades cognitivas y neurodegenerativas, como la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia, son una área de enfoque relevante en la geriatría. Los geriatras juegan un papel clave en el diagnóstico, la gestión y el apoyo a los pacientes y sus familias en estas situaciones difíciles.

Estas son solo algunas de las condiciones más frecuentes. El rol de un geriatra es abarcativo y cubre una amplia gama de enfermedades y afecciones, todas con el objetivo central de apoyar el bienestar y la independencia de los adultos mayores.

Síndromes Geriátricos: ¿Qué son y cómo los maneja un geriatra?

Los síndromes geriátricos son enfermedades que usualmente afectan a las personas de edad avanzada, notablemente ostentan una variedad de causas y pueden presentarse con una gama amplia de síntomas. Precisamente porque suelen ser muy diversificados en su origen y manifestación, pueden representar un desafío para su diagnóstico y manejo. Incluyen, pero no se limitan a las siguientes condiciones:

  • Inmovilidad: Dificultades o incapacidad de moverse.
  • Incontinencia Urinaria: Pérdida del control de la vejiga.
  • Fragilidad: Incremento en la vulnerabilidad a factores de estrés debido a la disminución en las reservas fisiológicas.
  • Delirium: Cambios repentinos y severos en la función cerebral que causan confusión mental y cambios emocionales.
  • Caídas: Ocurrencias accidentales, las cuales pueden resultar en lesiones.
  • Insomnio: Problemas para iniciar o mantener el sueño.
  • Desnutrición: Deficiencia nutricional debida a la ingesta insuficiente de nutrientes.

La labor de un geriatra es fundamental en el diagnóstico y la gestión de estos síndromes. Su enfoque está en:

  • Valoración Integral: Los geriatras llevan a cabo una evaluación minuciosa que no solo considera los aspectos médicos, sino también los psicológicos, sociales y funcionales del paciente.
  • Planificación de Cuidados Personalizada: Basándose en las necesidades individuales de cada paciente, el geriatra establecerá un plan de cuidados con objetivos claros.
  • Prevención y Mitigación de Riesgos: Los geriatras trabajan en prevenir la aparición de estos síndromes o, en caso de que ya sean presentes, en minimizar su impacto mediante intervenciones tempranas.
  • Atención Centrada en el Paciente: El objetivo primordial del geriatra es mejorar la calidad de vida del paciente, considerando siempre sus valores y preferencias, y colaborando activamente con la familia y el equipo de cuidados.

Así, aunque los síndromes geriátricos pueden afectar significativamente la vida de las personas mayores, gracias al enfoque especializado y humanizado de la geriatría, es posible manejarlos proactivamente para proteger y potenciar su bienestar e independencia.

¿Cuándo y cómo acudir a un geriatra?

La visita a un geriatra se recomienda cuando una persona mayor experimenta ciertas circunstancias en su vida, las cuales pueden manifestarse a través de un abanico diverso de síntomas. Tomar la decisión informada de buscar a un profesional con especialización en la salud del adulto mayor puede marcar una positiva diferencia en su bienestar y calidad de vida. He aquí algunos de los momentos clave en los que conviene buscar la evaluación de un geriatra:

  • Deterioro físico o cognitivo: Si se observa un declive en las habilidades físicas o mentales, como problemas con la movilidad, memoria o capacidad de razonamiento, un geriatra puede ayudar a diagnosticar y manejar el problema.
  • Enfermedades crónicas múltiples: Un geriatra es especialmente eficaz en el manejo de pacientes con múltiples enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión y enfermedades del corazón, ya que puede coordinar todos los aspectos de la atención del paciente.
  • Dificultades en la vida diaria: Si las actividades de la vida cotidiana, como comer, vestirse y bañarse, se vuelven difíciles, un geriatra puede ofrecer estrategias y tratamientos para mejorar la funcionalidad.
  • Necesidad de atención médica especializada y multidisciplinaria: Un geriatra, siendo especialista en enfermedades de la vejez, puede colaborar con otros profesionales de la salud para proporcionar un plan de cuidados integral y personalizado.

Enfocarse en la prevención y el manejo proactivo de las condiciones de salud puede ser la mejor estrategia para mantener la máxima calidad de vida durante el envejecimiento. Recuerde, no tiene que enfrentarse a estos desafíos solo. Los geriatras están aquí para ayudar, y siempre están dispuestos a trabajar en conjunto con usted, y con su familiar o cuidador, para garantizar el mejor cuidado y apoyo posible.

La Importancia del Envejecimiento Saludable y el Rol del Geriatra

El envejecimiento saludable es fundamental para mantener la calidad de vida y la independencia en nuestra etapa adulta. En este contexto, el geriatra tiene un papel vital y va mucho más allá de simplemente proporcionar tratamientos médicos. Su función incluye:

  • Diagnóstico y tratamiento de enfermedades: Este es uno de los roles más reconocidos de un geriatra. Identifican y tratan una amplia variedad de enfermedades que afectan a las personas mayores, incluyendo las crónicas y las que son complejas en naturaleza.
  • Prevención de enfermedades y promoción de la salud: Un geriatra también está comprometido con la prevención de enfermedades, a través de la promoción de estilos de vida saludables y el seguimiento regular de sus pacientes.
  • Cuidados Paliativos: En situaciones donde el tratamiento para una enfermedad ya no es efectivo o cuando el objetivo principal es la calidad de vida, los geriatras juegan un rol crucial proporcionando cuidados paliativos para aliviar los síntomas y mejorar el bienestar del paciente.
  • Gestión de los síndromes geriátricos: Esto incluye el manejo de condiciones médicas específicas de las personas mayores, tales como incontinencia, caídas, falta de apetito, insomnio, entre otras.
  • Coordinación del cuidado de la salud: Un geriatra a menudo funciona como un coordinador de cuidados, uniendo a varios profesionales de la salud para proporcionar una atención integral a los pacientes.

El geriatra, por tanto, es un aporte esencial en nuestro viaje hacia un envejecimiento saludable. Su labor encarna un enfoque holístico e inclusivo, siempre considerando a la persona entera, y no solo el conjunto de sus afecciones médicas. A través de esta visión, es posible disfrutar de un envejecimiento que no solo sea prolongado, sino lleno de bienestar y dignidad.

¿Cómo puede un geriatra mejorar la calidad de vida de una persona mayor?

Un geriatra es más que un médico, su papel es crucial y abarca un espectro mucho más amplio en la vida de una persona de edad avanzada. Su enfoque holístico y centrado en el paciente tiene un impacto directo en el bienestar de los mayores. Aquí resaltamos algunas de las maneras en las que puede mejorar su calidad de vida:

  • Manejo excepcional de enfermedades: Con su especialización en afecciones que afectan a los ancianos, los geriatras son maestros en la gestión de enfermedades crónicas y condiciones de salud mental. Su cuidado experto significa un control efectivo de estos problemas, elevando la calidad de vida de los pacientes.
  • Apoyo y orientación a los cuidadores y familiares: Los geriatras no solo cuidan al paciente, también brindan soporte a los cuidadores y familiares. Este apoyo es fundamental para crear un ambiente de cuidado más saludable y eficaz para el paciente.
  • Prevención de complicaciones: Mediante chequeos regulares y la promoción de un estilo de vida saludable, el geriatra puede prevenir o detectar en etapas tempranas la aparición de enfermedades y complicaciones, así se mejora el pronóstico y la expectativa de vida.
  • Atención personalizada: Comprendiendo a cada paciente de manera integral, los geriatras crean planes de atención adaptados a las necesidades individuales, lo que garantiza un cuidado más efectivo y centrado en el paciente.
  • Cuidados paliativos y atención en la etapa final de la vida: Cuando es necesario, el geriatra proporciona un cuidado compasivo en las etapas finales de la vida, ofreciendo apoyo emocional al paciente y su familia en este proceso delicado.

Un geriatra es, en resumen, un pilar imprescindible en el camino hacia un envejecimiento saludable. Cada paso dado con la guía de este especialista se traduce en una mejor calidad de vida, permitiendo que la persona anciana viva su vejez con dignidad y plenitud.

Previniendo enfermedades propias del envejecimiento: Enfoque multidisciplinario

La lucha frente a las enfermedades asociadas a la edad es una batalla que se libra en varios frentes. Aquí, la función del geriatra adquiere una importancia central, al coordinar un enfoque multidisciplinario. Al sumar la expertise de diversos profesionales de la salud, se garantiza un cuidado integral y personalizado para cada adulto mayor. Profundicemos cómo esto se traduce en la preservación de su salud y bienestar:

  • Diagnósticos precisos: La colaboración multidisciplinaria hace posible la obtención de diagnósticos precisos y certeros, marcando la diferencia en la agilidad y efectividad de las intervenciones.
  • Planes de tratamiento personalizados: Este enfoque de atención integrada permite la formulación de planes de tratamiento que abarcan cada aspecto de la salud del paciente de acuerdo a sus necesidades específicas.
  • Prevención activa: La tarea de los geriatras, en conjunto con su equipo de profesionales, se orienta a la prevención de enfermedades propias del envejecimiento. Esta perspectiva proactiva es fundamental para mantener la salud y establece el camino hacia un envejecimiento saludable.
  • Educación y apoyo: Más allá de su rol médico, el equipo es un pilar para proporcionar educación al paciente, familiares y cuidadores sobre el manejo de las enfermedades, y ofrece apoyo emocional y asesoramiento.
  • Cuidado integral y continuo: Una visión multidisciplinaria asegura una cobertura completa en todas las áreas de la salud del adulto mayor, acompañando no solo en las enfermedades existentes sino también en el cuidado de la salud mental, estado nutricional, nivel de actividad física, y más.

La consecuencia de este enfoque multidisciplinario es una atención integral que sitúa al adulto mayor en el núcleo de la toma de decisiones. Cada componente del cuidado se alinea con las necesidades del individuo, lo que propicia una óptima calidad de vida y un envejecimiento satisfactorio.

Conclusiones clave sobre el rol de un médico geriatra en Monterrey, Nuevo León

La contribución del médico geriatra en la vida de los adultos mayores es inestimable y está profundamente ligada a la optimización de su calidad de vida. La amplia gama de servicios que brinda este especialista en salud geriátrica es esencial para garantizar el bienestar y la dignidad en la vejez. Enfatizamos aquí algunos puntos cruciales:

  • Cuidado experto y especializado: Los geriatras están equipados con un conocimiento exhaustivo y riguroso sobre las afecciones que más comúnmente afectan a los adultos mayores. Esto se traduce en una atención médica especializada y eficaz.
  • Prevención de enfermedades relacionadas con la edad: Los geriatras tienen un papel indiscutible en la prevención y el diagnóstico precoz de enfermedades asociadas al envejecimiento, lo que puede marcar una real diferencia en la expectativa y calidad de vida de los pacientes.
  • Atención integral: Más allá de tratar enfermedades y afecciones, los geriatras brindan una atención integral que considera todas las dimensiones de la salud, incluyendo física, mental, emocional y social.
  • Educación y apoyo para cuidadores y familias: Los geriatras también juegan un rol vital en la educación y el apoyo a cuidadores y familias, ayudándoles a entender y manejar los desafíos que plantea el cuidado de un adulto mayor.

En definitiva, el médico geriatra tiene una función insustituible en la óptica del cuidado de los adultos mayores. Su labor intachable y dedicada resulta esencial para preservar y mejorar la calidad de vida de este grupo etario, favoreciendo un envejecimiento saludable y digno en todos los aspectos.

Preguntas Frecuentes para comprender qué es un geriatra

¿Qué enfermedades trata un geriatra en el adulto mayor?

Un geriatra es un médico especializado en la rama de la medicina llamada geriatría, enfocada en el cuidado integral de los adultos mayores, especialmente en aquellos mayores de 80 años. Estos profesionales tratan tanto enfermedades agudas como crónicas que suelen aquejar a este grupo etario.

Algunas de las enfermedades que trata un geriatra incluyen:

  • Enfermedades propias del envejecimiento, como la demencia y la enfermedad de Alzheimer.
  • Enfermedades crónicas y degenerativas, como la diabetes, la hipertensión arterial y la artritis.
  • Problemas de movilidad y caídas, que pueden derivar en fracturas y otras lesiones.

También se ocupan de pacientes que presentan varias enfermedades crónicas simultáneamente y que requieren múltiples medicamentos. El objetivo primordial de la geriatría es lograr el mantenimiento y la recuperación funcional de la persona mayor a través de la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y la rehabilitación de las capacidades fisiológicas.

¿Cuál es la diferencia entre geriatría y gerontología?

Si bien tanto la geriatría como la gerontología se preocupan por el bienestar de las personas mayores, algunas diferencias señalan el enfoque de cada una de estas disciplinas.

La geriatría es una rama de la medicina que se enfoca en el cuidado médico y la prevención de enfermedades que aquejan a las personas mayores. Los geriatras son médicos especializados en atender las necesidades médicas de los adultos mayores, incluyendo el manejo de enfermedades agudas y crónicas.

La gerontología, por otro lado, es el estudio del envejecimiento desde un enfoque más amplio, abarcando aspectos biológicos, psicológicos y sociales relacionados con la vejez. Los gerontólogos trabajan en diferentes campos, como la investigación, el trabajo social y la educación, investigando y promoviendo el envejecimiento saludable y una vida digna para los adultos mayores.

En resumen, la labor del geriatra es fundamental para mejorar la calidad de vida y la recuperación funcional de la persona mayor, mediante la prevención y tratamiento de enfermedades propias del envejecimiento. Entender y responder con empatía a sus necesidades y desafíos es primordial para brindar una atención profesional y humana.

¿Cómo contribuye la geriatría a un envejecimiento saludable?

Es esencial subrayar desde el principio que el envejecimiento no es una enfermedad. Es un fenómeno natural, parte integral del ciclo de la vida. No obstante, con el avance de los años, pueden surgir diversas condiciones médicas, que no deben ser interpretadas como inevitables o insuperables, sino abordadas con el cuidado apropiado.

La geriatría es la rama de la medicina que asume este reto, enfocándose en el cuidado integral de las personas mayores y tratando de prevenir y manejar tres enfermedades crónicas frecuentes en esta etapa de la vida: la hipertensión arterial, la diabetes tipo 2 y los trastornos del sueño.

No es raro que los adultos mayores presenten enfermedades agudas. Sin embargo no es la edad per se, sino ciertas condiciones asociadas con el envejecimiento y cambios en el estilo de vida, las que pueden dar lugar a enfermedades agudas que con facilidad pueden complicar el panorama.

Además, pueden surgir enfermedades propias del envejecimiento, que no deben ser confundidas con el envejecimiento en sí. Es en este contexto donde la labor del o la geriatra cobra crucial importancia, trabajando con cada persona mayor para conseguir un buen estado de salud y mantener a la persona adulta mayor sana.

Incluso ante aquellas enfermedades crónicas y aquellas manifestaciones que son parte del envejecimiento, el objetivo es optimizar la salud y la calidad de vida a través de un conjunto de actividades preventivas y personales para lograr un envejecimiento saludable.

Además, aunque algunos adultos mayores presentan disminución de sus capacidades, es importante recordar que esto no es un reflejo de una “enfermedad de envejecimiento”; simplemente es un indicador del proceso de envejecimiento que puede requerir atención y cuidado especializados para optimizar la capacidad funcional y la calidad de vida.

En conclusión, la importancia de la geriatría radica en su enfoque integral y personalizado para mantener y mejorar la salud de las personas mayores. Su objetivo no es “tratar el envejecimiento”, entendido como una enfermedad, sino brindar la atención adecuada y necesaria para que el envejecimiento se viva de manera activa, saludable y plena.

¿Cuál es el rol de la geriatría en el manejo de enfermedades propias del envejecimiento?

La geriatría juega un papel crucial en la gestión de las enfermedades propias del envejecimiento. A medida que los individuos envejecen, enfrentan condiciones médicas únicas que requieren un enfoque de atención especializado. Aquí es donde los servicios de geriatría se vuelven esenciales.

La hospitalización puede ser un momento especialmente delicado para los pacientes mayores. Si un paciente de 65 años o más presenta un deterioro cognitivo o sufre de una enfermedad que amenaza su salud o movilidad, los geriatras pueden recomendar la hospitalización para proporcionar la atención más adecuada y segura.

Aquí se incluyen los aspectos clave de la función de la geriatría en el manejo de enfermedades propias del envejecimiento:

  • Atención Primaria: Los geriatras desempeñan un papel vital en la provisión de atención primaria a los pacientes mayores. Esto puede implicar el manejo de enfermedades crónicas, la detección precoz de la disminución en la capacidad cognitiva y la intervención temprana para tratar enfermedades comunes en personas mayores, como la apnea del sueño.
  • Gestión de la Hospitalización: La atención geriátrica también puede implicar la decisión de cuándo deberías hospitalizar a un paciente. La hospitalización puede ser necesaria primordialmente si los pacientes de 65 años o más sufren un deterioro notable en su salud o enfrentan riesgos significativos de salud en su entorno actual.
  • Promoción de un Proceso de Envejecimiento Saludable: Los geriatras centran su atención en promover un proceso de envejecimiento saludable. Este enfoque incluye la implementación de actividades preventivas personales para lograr una vida más saludable, la gestión de enfermedades crónicas y la minimización de pérdidas insignificantes de funcionalidad.
  • Manejo de Medicamentos: Los geriatras a menudo ayudan a pacientes que ingieren más de cinco fármacos, un estado conocido como polifarmacia. Los geriatras trabajan para optimizar la medicación de estos pacientes mayores y, en última instancia, reducir la posibilidad de hospitalización.
  • Cuidar la Salud Cognitiva: Los geriatras utilizan su especialización y experiencia para controlar la declinación de la capacidad cognitiva en pacientes mayores. Trabajan para mitigar el impacto del deterioro cognitivo y ayudar a los pacientes y a sus familias a adaptarse a esta condición.

En conclusión, es crucial acudir a este tipo de especialista si uno es un adulto mayor o tiene a su cargo el cuidado de una persona mayor para prevenir y tratar eficientemente las enfermedades propias del envejecimiento. La geriatría es la disciplina médica dedicada a cuidar la salud física y mental de las personas mayores, a través de un enfoque integral y personalizado.

¿Cómo pueden las actividades preventivas personales contribuir a un envejecimiento saludable?

Las actividades preventivas personales son fundamentales para lograr un envejecimiento saludable. Estas actividades implican la adopción de prácticas de estilo de vida saludables, como mantener una dieta equilibrada, realizar ejercicio físico regularmente y abstenerse del consumo de tabaco, entre otras. Al implementar y mantener estos hábitos, los adultos mayores pueden reducir el riesgo de enfermedades que comúnmente aquejan en el envejecimiento, como la hipertensión, la diabetes y otras enfermedades crónicas.

¿Cómo se aborda la disminución de capacidades fisiológicas en la geriatría?

En la geriatría, uno de los principales objetivos es ayudar a los pacientes a enfrentar y manejar la disminución de sus capacidades fisiológicas relacionadas con el envejecimiento. Esto se puede lograr mediante el tratamiento adecuado de las enfermedades subyacentes, así como con terapias de rehabilitación específicas y adaptadas a las necesidades del paciente.

¿Por qué es importante la atención geriátrica especializada para los adultos mayores?

La atención geriátrica especializada es crucial para los adultos mayores debido al conocimiento especializado que los geriatras tienen sobre las enfermedades que aquejan a este grupo de población. Los geriatras pueden ofrecer un enfoque integral y personalizado en comparación con otros especialistas de la salud, lo que les permite tratar adecuadamente las enfermedades relacionadas con el envejecimiento y mejorar la calidad de vida de los adultos mayores.

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.

¡Mejora tu Salud y Productividad Saludable!

Name
Inicio » Salud » ¿Qué es la geriatría? ¿Que es un geriatra? y las enfermedades trata un geriatra?
Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.

¡Mejora tu Salud y Productividad Saludable!

Name

Etiquetas relevantes